Para potenciar a estudiantes y emprendedores locales en aspectos de gestión y control de sus negocios, se firmó un convenio entre Fundación Emprépolis y la carrera de Ingeniería en Información y Control de Gestión de la Universidad Católica del Norte, el cual consistirá en la prestación de asesorías por parte de los universitarios en cuanto a sistemas de gestión y control, además de la creación y levantamiento de sitios web diseñados para los emprendimientos.

La actividad se llevará a cabo hasta fines de noviembre y serán realizadas por los 31 alumnos de cuarto año que están cursando el ramo de E-Business, quienes se organizaron en grupos para asesorar a diez emprendimientos de la zona apoyados por Fundación Emprépolis, entre los cuales se encuentran Kegan Deco, Té ArTesano, y Tierra de Crisálidas.

Cristian Iter, Coordinador de Proyectos de Fundación Emprépolis, resaltó esta iniciativa señalando que “este convenio es de gran importancia para los emprendedores beneficiados por Fundación Emprépolis, ya que hay algunos servicios que ellos pueden necesitar pero que nosotros no entregamos. Por ende, con esta alianza logramos complementar nuestro trabajo y dentro del diagnóstico que hemos realizado de los proyectos, se encuentra la debilidad con respecto a generar sistemas de control. Este convenio llega en un muy buen momento, ya que estamos comenzando con las asesorías, y sabemos que esto será de gran utilidad para todos los emprendedores de la Comunidad Emprépolis”.

En tanto, Margareth Cleveland, Coordinadora de Diseño Curricular y Mejora Continua del Centro de Innovación Metodológica (CIMET) de la UCN indica que la metodología “aprendizaje y servicio” se aplica a este tipo de alianzas, la cual fomenta “competencias genéricas que los estudiantes deben desarrollar como sello distintivo de nuestra institución, como la responsabilidad social y el respeto por la dignidad de las personas. Estas competencias, al trabajar con casos reales, se refuerzan y potencian en los alumnos. Además, es importante señalar que en esta metodología se busca que el producto que entreguen los alumnos sea de calidad y en este caso, un producto de calidad para los emprendedores, potenciando el aprendizaje significativo en el alumno”.

Jorge Bozo, profesor a cargo del curso de E-Business, explica que la temática de esta asignatura consiste en la incorporación de tecnologías en los negocios, y por ello, el aporte de este convenio con Fundación Emprépolis es muy relevante para los estudiantes. “En la academia a veces nos encerramos mucho en la teoría, y si bien los estudios de caso suelen ser muy útiles, no nos centramos en casos reales. Entonces, tomar ejemplos de emprendedores y aplicar los contenidos de esta asignatura, hace que los alumnos se enfrenten a una realidad concreta, en donde no solamente se verá su desempeño en el aspecto técnico o teórico, sino que también se observarán cualidades más relevantes. De hecho, lo que las empresas valoran es la forma en cómo los profesionales se relacionan con las personas, cómo resuelven conflictos y cómo se comunican, entonces aparte de las habilidades técnicas también está la comunicación, la expresión y enfrentarse a un público concreto, que en este caso será un potencial cliente. Lo que está realizando este curso es tomar ejemplos concretos, con clientes con requisitos a los cuales los estudiantes deberán dar solución, utilizando las herramientas que otorga el curso y sus propias cualidades”.

Uno de los estudiantes que estará asesorando a los emprendedores es Linco Fernández, quien valora la oportunidad de trabajar con casos reales. “Es una excelente forma de salir de la teoría, entonces, poder interactuar con emprendedores de la zona, ayudarlos y que esto sea un beneficio mutuo, genera mucha más expectativa y más experiencia al momento de salir y enfrentar el mundo laboral como profesionales”.

La emprendedora Rosa Navarro con su proyecto Kegan Deco será una de las beneficiadas con esta asesoría, y declara estar muy contenta con esta alianza, ya que en la primera reunión los estudiantes se mostraron muy motivados. “Me gustó que fueran curiosos, porque querían saber acerca de nuestros productos y cómo estábamos con el emprendimiento, y nos ayudarán en tres cosas: gestión, stock e inventario. Ellos me ayudarán a idear una forma más eficaz para manejar mi negocio”.