Javier Arellano y Camilo Araya tienen 21 años y se conocen desde que tenían 3. Amigos de toda la vida, ahora buscan caracterizar a la Región de Coquimbo a través de una cerveza endémica.

Forman parte de la #ComunidadEmprépolis y se atrevieron a emprender para potenciar su proyecto, el que consiste en una microcervecería llamada Nebel (que significa “nebulosa” en alemán y que simboliza la vía láctea y los cielos del Valle del Elqui ) y consiste en la elaboración de cerveza artesanal que represente a la Región de Coquimbo y que se distinga por su sabor. De hecho, uno de los objetivos del dúo es crear una cerveza de papaya y copao que sea endémica de la zona, o sea, generar un producto único para potenciar a la región.

Camilo y Javier recuerdan que la idea de emprender partió desde que eran muy pequeños, pero hace tres meses tomaron la decisión de comenzar a trabajar por unos de sus sueños: Producir cerveza. Hasta ahora tienen dos producciones, una cerveza Ámbar Ale y una American Pale Ale, las que han ido en mejorías continuas.

Andar en skate, hacer ejercicio e ir al gimnasio son algunas de las aficiones principales de Javier, mientras que Camilo se inclina más por la lectura, en especial lo relativo al Astroturismo, de hecho, le gustaría en un futuro poder combinar esto con el área cervecera

Las aspiraciones personales de los jóvenes emprendedores están bastante relacionadas con su proyecto. Camilo quisiera en un futuro tener un centro de Astroturismo y ofrecer visitas guiadas gastronómicas a los turistas, donde se ofrezcan comidas típicas de la región y, por supuesto, la cerveza de papaya Nebel. Por su parte, a Javier le gustaría instalar un bar o restobar en la zona que instruya acerca de la elaboración de la cerveza artesanal y también vender a los clientes una cerveza exclusiva del local.

Por último, el equipo espera posicionarse en todo el país en el ámbito cervecero, y ganar premios a nivel mundial o latinoamericano (como por ejemplo la Copa Cervezas de América). Javier y Camilo comentan que, si bien Chile ha ganado medallas de oro, “sentimos que falta potenciar al país en otras variedades de cerveza, como por ejemplo, la cerveza frutal, que aún no ha ganado ningún premio a nivel internacional. Queremos ganar una medalla de oro o de plata, o incluso de bronce, pero ganar algo y representar a la región con nuestra cerveza”.

Javier y Camilo hoy pertenecen a la Comunidad Emprépolis, y a pesar de su corta edad y del poco tiempo que llevan elaborando cerveza, se atrevieron a emprender y así llevar al próximo nivel su proyecto.