Con el fin de promover la valoración del trabajo a través del emprendimiento y contribuir a la promoción y protección de los derechos de los adolescentes, se hizo un reconocimiento a los jóvenes del Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de Las Compañías, quienes participaron del Proyecto de Emprendimiento, impulsado por Fundación Emprépolis y SENAME.

En la oportunidad, se destacó la participación de los jóvenes privados de libertad en el proyecto de emprendimiento y se les reconoció por la donación de puzzles de madera que construyeron para un jardín infantil de la JUNJI.

Manuel Escobar, Director Ejecutivo de Fundación Emprépolis, indicó que si bien este proyecto de emprendimiento es relativamente reciente en la fundación, ha tomado gran importancia debido a la gran implicancia que tiene en la reinserción social de los jóvenes internos. Expresó su satisfacción por los frutos de esta iniciativa y las mejorías que el programa tuvo en relación al año anterior, debido a la estrecha vinculación entre el CIP-CRC y los monitores.

Por su parte, Carlos Galleguillos, Seremi de Justicia de la Región de Coquimbo, destacó que “el apoyo que hemos recibido de Fundación Emprépolis para poder llevar adelante iniciativas que permitan generar un cambio en las personas privadas de libertad es determinante. Los jóvenes pueden tener un cambio en su perspectiva de vida, pero esa perspectiva siempre requiere de un apoyo, y por lo tanto, acá se les está entregando la alternativa de generar una idea, desarrollarla, concluir un proyecto y tener un objetivo final, que en este caso es donar a un jardín los juguetes que fueron confeccionados o sencillamente comercializarlos. Estas herramientas y técnicas del proceso de emprendimiento e innovación que entrega la fundación es sumamente importante, y esperamos que siga creciendo en el tiempo con la colaboración de los profesionales del SENAME.”

En tanto, Luis González, Director del Centro CIP-CRC La Serena, indicó que estos proyectos tienen un gran impacto en la población juvenil “Ellos deben reflexionar en torno a su proceso de cambio, y entender que tienen las habilidades para desarrollar trabajos en concreto que les permitan proyectarse de mejor forma a futuro. Es importante también favorecer esto con las familias de los jóvenes, que estuvieron presentes hoy, para que reconozcan que ellos tienen capacidades suficientes como para poder generar una maniobra de cambio en sus proyectos de vida”.

Uno de los reconocidos por su trabajo fue Jorge Villegas, joven que participó del proyecto, quien comentó que los talleres le sirvieron mucho. “Ojalá sigan haciendo más de estas clases, porque eso es lo que le sirve a los jóvenes, para también salir un poco de la rutina.” Por su parte, su madre, Viviana González expresó su orgullo y agradecimiento.

Uno de los monitores del proyecto, Oscar Rivadeneira, manifestó que los jóvenes buscan nuevas oportunidades para surgir, y estas actividades proporcionan “herramientas para que puedan visualizar oportunidades, sin embargo, el emprendimiento tiene que ver también con un tema social: si la sociedad no cree en ellos todo este esfuerzo va a ser en vano, por lo tanto, este proceso les ayuda muchísimo, porque les entrega herramientas para ser más críticos en torno a lo que ellos son capaces de hacer, y desde ahí empieza un proceso de cambio y reinserción social real, pero todo depende de que la sociedad los acepte y empiece a creer en ellos”.