Más de 130 personas han sido parte de la Comunidad Emprépolis, la tribu de emprendimiento más colaborativa de la Región de Coquimbo, que este año sumó a 92 nuevos emprendedores, quienes recibieron asesoría para potenciar sus proyectos de negocio.

La comunidad de emprendedores es impulsada por Fundación Emprépolis que este año brindó 46 talleres gratuitos dirigidos a emprendedores locales con temáticas como finanzas, contabilidad, marketing digital y construcción de modelos de negocios. Los talleres tuvieron la finalidad de capacitar y así facilitar e impulsar el desarrollo de emprendimientos de todo tipo en la región.

Manuel Escobar, Director Ejecutivo de Fundación Emprépolis, destaca que éste, el 4º ciclo, ha sido bastante exitoso, ya que la convocatoria de emprendedores y la tasa de éxito de los proyectos tuvieron un balance positivo. También menciona que el trabajo colaborativo que se ha generado entre los miembros de la comunidad es fundamental para el apoyo entre pares. “Uno de los objetivos de la fundación en todos nuestros proyectos es generar vínculos entre las personas, y nos hemos propuesto generar una gran comunidad de emprendedores, y creo que lo hemos logrado. Hoy cerramos una parte del proceso, pero obviamente todos los que forman parte de Comunindad Emprépolis seguirán de alguna manera vinculados con la fundación”.

Scarlett Cevallos y Camila Muñoz son de las más jóvenes de la Comunidad Emprépolis, y están desarrollando Predeu, proyecto que tiene por objetivo hacer que los jóvenes experimenten la vida universitaria antes de ingresar a la educación superior, por medio de asesorías en carreras, manejo del estrés, etc, con el fin de disminuir la deserción universitaria. Las semifinalistas de la versión 2017 de Jump Chile cuentan que los talleres y las capacitaciones de Fundación Emprépolis les han ayudado a no tener miedo a exponer sus ideas de negocios, y las ha motivado a sentirse más seguras con respecto al aporte que brindará su emprendimiento.

En tanto, Wile Díaz, emprendedor detrás de VaporLap, empresa de limpieza de tapices, comenta que ser parte de la Comunidad Emprépolis ha sido muy bueno, ya que ha logrado aclarar sus ideas y procesos. “Lo más fuerte fue aprender a ordenarme. De hecho, los talleres de contabilidad me sirvieron mucho, como también las asesorías, en especial en temas de fijación costos y precios ya que son cosas que uno no maneja. Si no hubiese llegado a Fundación Emprépolis no podría estar avanzando como lo estoy haciendo ahora”.

Mientras que Francisco Araya, Coordinador de Social Cowork, espacio de trabajo colaborativo de Fundación Emprépolis, manifestó estar muy contento con los resultados de este año. “Hemos ayudado a crear bastantes empresas y puestos de trabajo. Además, se han generado mayores ventas en sus proyectos, y en definitiva, muchos viven de sus negocios ahora. Estamos satisfechos, porque la mayoría logró mejorar su gestión, y ahora continúan creciendo. Es importante para nosotros ver que los emprendedores se comunican entre sí fuera de la fundación, e incluso ya se consideran una ‘tribu’ dentro del ecosistema de emprendimiento”.

 

Comunidad Emprepolis

Nota publicada en Diario El Día

Comunidad emprepolis