“Fue un proceso muy enriquecedor porque Osvaldo estuvo mucho tiempo privado de libertad y cuando llegó tenía temores y desconocimiento, sobre todo en los aspectos informáticos y tecnológicos. Sin embargo gracias a la perseverancia y a una actitud positiva logró aprender y hoy está muy bien encaminado para hacer que su negocio funcione y crezca”, señaló Rodrigo Gros, Ejecutivo del Centro Chile Emprende de Coquimbo quien estuvo a cargo del proceso de capacitación de Osvaldo González.

Osvaldo estuvo privado de libertad y durante sus últimos años en el Complejo Penitenciario de Huachalalume participó en el Programa de Emprendimiento que todos los años ejecuta la Fundación Del Río Arteaga, obteniendo un cuarto lugar que le permitió acceder a una maquina semi-industrial para realizar trabajos en tapicería y cuero. Luego de obtener la libertad, Osvaldo se dirigió al Centro Chile Emprende en Coquimbo para capacitarse en diversas áreas como administración y elaboración de planes de negocio.

Hoy, su negocio está en marcha y continua preparándose y trabajando para ofrecer cada vez un mejor servicio a sus potenciales clientes. “Estoy muy agradecido de la Fundación porque me abrió las puertas para salir adelante como también del Centro Chile Emprende que me entregó todas las herramientas y conocimientos para surgir. Es muy difícil para las personas que estuvieron privadas de libertad y estas son oportunidades que deben replicarse”, manifestó Osvaldo González.

Tanto para la Fundación como para el Centro Chile Emprende de Coquimbo este es un caso de éxito, donde el apoyo brindado al interior del recinto penitenciario se complementó con el entregado una vez obtenida la libertad.

“El caso de Osvaldo nos ponen muy contentos como fundación y también nos instala un nuevo desafío, que es generar mayores instancias de apoyo cuando las personas abandonan el recinto penitenciario y requieren reinsertarse laboral y socialmente”, manifestó Manuel Escobar, Director Ejecutivo de la Fundación Del Río Arteaga, quien comentó además la importancia de la experiencia de trabajo en conjunto con el Centro Chile Emprende. “En esta nueva etapa la fundación está focalizada en tener más vínculos tanto con el sector privado como público, la idea es generar alianzas para que colaboremos mutuamente en diversos proyectos”.

Por su parte, Josip Sekul, Ejecutivo del Centro Chile Emprende Coquimbo expresó la importancia de iniciativas como la que realiza la Fundación Del Río Arteaga al interior del recinto de Huachalalume y valoró la actitud de Osvaldo para salir adelante y emprender. “Siempre tuvo una actitud muy participativa y estuvo predispuesto a aprender. Eso fue muy positivo para cumplir con el primer objetivo de llevar a cabo un plan de trabajo para la gestión de su emprendimiento”.