Expresar de la mejor manera una idea de negocios es fundamental para comunicar correctamente tu emprendimiento. Y una de las mejores técnicas es el Elevator Pitch, metodología que consiste en un discurso para presentar un proyecto con el objetivo de persuadir a posibles clientes, accionistas o inversores, en el tiempo que duraría un viaje en ascensor, que sería entre uno y tres minutos aproximadamente.

 

Andrés Álvarez, expositor del taller de “Elevator Pitch” y Director de la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas de la Universidad de La Serena, comenta que uno de los errores más comunes al realizar un pitch se relaciona con centrar el discurso en el aspecto técnico. “Creo que si bien gran parte de la construcción del emprendimiento tiene una fortaleza desde la perspectiva técnica, los aspectos emocionales muchas veces no son abordados por el emprendedor, por lo tanto, dejan de lado las cosas que puedan facilitarnos el emprendimiento, pero que pueden generar cambios a la sociedad o al entorno. Otro elemento importante es admitir los errores que tengan con el emprendimiento y las falencias que pueden ir superando a medida que van mejorando el proyecto. Este pensamiento de ‘superhombre’ o ‘nuestro emprendimiento es el mejor del mundo y no hay otras personas que lo hayan realizado’, actúa en detrimento de la idea misma, por ende, deben ser capaces de situarse y darse cuenta que día a día se están generando otros proyectos, y que el de ellos también se puede mejorar”.

 

A su vez, el docente indica algunos tips para elaborar un buen pitch, como por ejemplo ser muy persuasivos con el fin de obtener una segunda entrevista, y para eso no es necesario mencionar una gran cantidad de datos estadísticos, sino que enfocarse en que la persona se ‘enganche’ para tener otra reunión y así contar con la oportunidad de mostrar de mejor manera el proyecto. “Lo otro que es relevante es tratar de demostrar de que existen colaboradores, esto quiere decir que la competencia puede ser su colaborador o que existen otros emprendimientos que pueden ser parte de sus emprendimientos, en el fondo, dejar abierta la posibilidad de que otras personas intervengan dentro de su idea de negocios. Otro elemento es expresar el deseo de cambiar y demostrar que no todo está terminado, y que están abiertos a cualquier tipo de intervención de otra persona”.

 

Otros datos que te pueden servir a la hora de crear un pitch son:

  • Que sea corto pero efectivo.
  • Editarlo lo más posible.
  • No incluir jerga especializada en el pitch para una mayor compresión del oyente.
  • Mostrar que te apasiona tu emprendimiento.
  • Identificar qué es lo que quieres conseguir para incluirlo al final del pitch.